THOR disfrazado de novia

THOR disfrazado de novia
5 (100%) 1 vote

Una mañana, Thor se despertó y descubrió que faltaba su martillo, Mjollnir (“Lightning” [1] ). Este no fue un asunto menor; sin la mejor arma del dios del trueno, Asgard quedó vulnerable a los ataques de los gigantes . Furioso, buscó en todas partes su posesión más preciada, pero no se la encontró por ningún lado.

La diosa Freya poseía plumas de halcón, con las cuales uno podía cambiar la forma de un halcón. Ella prestó estos a Thor y Loki para que el martillo pudiera ser localizado. Loki, que sabía cómo cambiar su forma, se puso las plumas y se fue volando en busca del tesoro. Rápidamente supuso que probablemente los gigantes lo habían robado, por lo que llevó los vientos a su tierra natal, Jotunheim .

A su llegada, él cambió nuevamente a su forma divina y se acercó al jefe de los gigantes, Thrym (“Ruidoso” [2] ). Cuando se le preguntó sobre el martillo, Thrym respondió que efectivamente lo había tomado, y que estaba enterrado a ocho millas por debajo del suelo. Y, añadió el gigante solitario y feo, no tenía intención de devolverlo hasta que Freya se convirtiera en su novia.

Loki voló de regreso a Asgard y le contó esta noticia a sus dioses, que estaban alarmados y furiosos, especialmente Freya. Mientras se sentaban en consejo, Heimdall propuso la siguiente solución: que Thor fuera a Jotunheim disfrazado de Freya, y de ese modo recuperara su martillo y se vengara de sus ladrones.

Thor protestó, diciendo que esto era algo deshonroso y poco humano, y que todos los habitantes de Asgard se burlarían de él por el resto de sus días. Loki señaló, sin embargo, que si no aceptaba el plan de Heimdall, Asgard sería gobernado por los gigantes. Los dioses obtuvieron así la aquiescencia de Thor.

Ningún detalle se salvó en el conjunto del vestido de novia de Thor. Después de que el dios humillado se hubiera puesto el disfraz, Loki se ofreció a ir con él como su criada.

La pareja trepó al carro tirado por cabras de Thor y se dirigió a Jotunheim. Cuando llegaron, fueron recibidos por los Thrym, que se jactaban de que los dioses finalmente le habían traído el premio que le debía.

En la cena, Thor y Loki se encontraron en problemas. Thor, sin ayuda, se comió un buey entero, ocho salmones y todas las golosinas que habían sido preparadas para las mujeres, por no mencionar los barriles de aguamiel que bebía.

Esto hizo sospechar a Thrym, y declaró que nunca en su vida había visto a una mujer con tal apetito. Loki rápidamente ideó una respuesta: “La bella diosa ha estado tan enamorada de ti”, afirmó, “que no ha podido comer en una semana”. Thrym aceptó esta respuesta y se sintió invadido por el deseo de besar a su novia.

Cuando él retiró el velo, los ojos de Thor lo miraron tan intensamente que parecieron quemarle agujeros a través de él. Él exclamó: “¡Nunca he visto a una doncella con ojos tan terriblemente penetrantes!” Loki, el maestro del engaño, le explicó al gigante que mientras Freya no había podido comer,

La ceremonia pronto siguió. Como era costumbre, Thrym pidió el martillo para santificar su unión. Cuando Mjollnir fue colocado en el regazo de Thor, agarró su manija y mató primero a Thrym, luego a todos los invitados antes de regresar contentos a Asgard y volver a vestirse con su ropa preferida. [3]

Referencias

[1] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 219-220.

[2] Ibid. pag. 330.

[3] The Poetic Edda. Þrymskviða.