LA CREACIÓN DEL MARTILLO DE THOR

LA CREACIÓN DEL MARTILLO DE THOR
Rate this post

Un día, Loki el embaucador se encontró de un humor especialmente travieso y cortó el hermoso cabello dorado de Sif, la esposa de Thor. Cuando Thor se enteró de esto, su temperamento rápido se enfureció, y agarró a Loki y amenazó con romper todos los huesos de su cuerpo.

Loki le rogó al dios del trueno que lo dejara bajar a Svartalfheim , la cavernosa casa de los enanos , y ver si esos maestros artesanos podían darle una nueva cabeza de pelo a Sif, esta vez aún más hermosa que la original. Thor permitió esto, y Loki se fue a Svartalfheim.

La creación de Mjöllnir

Allí pudo obtener lo que deseaba. Los hijos del enano Ivaldi forjaron no solo una nueva cabeza de pelo para Sif, sino también otras dos maravillas: Skidbladnir (“Ensamblado a partir de delgadas piezas de madera” [1] ), el mejor de todos los barcos, que siempre tiene un viento favorable y se puede plegar y poner en el bolsillo, y Gungnir (“Swaying” [2] ), la más mortal de todas las lanzas.

Después de haber llevado a cabo su tarea, Loki fue vencido por la necesidad de permanecer en las cuevas de los enanos y deleitarse con más imprudencia. Se acercó a los hermanos Brokkr y Sindri (“Metalúrgico” [3]y “Spark-sprayer”, [5] respectivamente) y se burló de ellos, diciendo que estaba seguro de que los hermanos nunca podrían forjar tres nuevas creaciones iguales a los hijos de Ivaldi había formado.

De hecho, incluso apostó su cabeza por su falta de habilidad. Brokkr y Sindri, sin embargo, aceptaron la apuesta.

Mientras trabajaban, una mosca (que, por supuesto, no era otra que Loki disfrazada) le picó la mano a Sindri. Cuando el enano sacó su creación del fuego, era un jabalí viviente con cabello dorado.

Este era Gullinbursti (“Cerda de Oro”), que emitía luz en la oscuridad y podía correr mejor que cualquier caballo, incluso a través del agua o el aire.

Sindri luego colocó otra pieza de oro en el fuego mientras Brokkr trabajaba el fuelle. La mosca mordió a Brokkr en el cuello, y Sindri sacó un magnífico anillo, Draupnir (“Dripper” [5] ). De este anillo, cada novena noche, caen ocho nuevos anillos dorados de igual peso.

Sindri luego puso hierro en la chimenea y le dijo a Brokkr que, para este próximo trabajo, deben ser especialmente meticulosos, ya que un error sería más costoso que con los dos proyectos anteriores. Loki inmediatamente pellizcó el párpado de Brokkr, y la sangre bloqueó el ojo del enano, impidiéndole ver su trabajo correctamente.

Sindri produjo un martillo de calidad insuperable, que nunca perdió su marca y voló en boomerang a su dueño después de ser arrojado, pero tenía un defecto: el mango era corto. Sindri lamentó que esto casi había arruinado la pieza, que se llamó Mjollnir (“Rayo” [6] ). Sin embargo, seguros del gran valor de sus tres tesoros, Sindri y Brokkr se dirigieron a Asgard para reclamar los salarios que se les debían.

Loki llegó a los pasillos de los dioses antes que los enanos y presentó las maravillas que había adquirido. A Thor le dio a Sif el pelo nuevo y el martillo Mjollnir. Para Odin fue el anillo Draupnir y la lanza Gungnir. Y Freyr fue el feliz receptor de Skidbladnir y Gullinbursti.

Tan agradecidos como los dioses fueron a recibir estos regalos, especialmente Mjollnir, que ellos previeron serían de una ayuda inestimable en sus batallas contra los gigantes , sin embargo llegaron a la conclusión de que Loki aún les debía la cabeza a los enanos. Cuando los enanos se acercaron a Loki con cuchillos, el astuto dios señaló que les había prometido su cabeza, pero no su cuello. Brokkr y Sindri se contentaron con coserle la boca a Loki, y volvieron a su fragua. [7]

Referencias

[1] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 289.

[2] Ibid. pag. 124.

[3] Ibid. pag. 46.

[4] Ibid. pag. 285.

[5] Ibid. pag. sesenta y cinco.

[6] Ibid. pag. 219-220.

[7] Snorri Sturluson. La prosa Edda. Skáldskaparmál 43.