HEL (DIOSA) gobernante del inframundo

HEL (DIOSA) gobernante del inframundo
Rate this post
“Hel” por Johannes Gehrts (1889)

Hel ( Old Norse Hel , “Hidden” [1] ) es una giganta y / o diosa que gobierna sobre Hel , el mundo subterráneo donde viven muchos de los muertos. El significado de su nombre de “Oculto” seguramente tiene que ver con el inframundo y los muertos están “escondidos” o enterrados debajo de la tierra.

hel gobernante del inframundo
hel gobernante del inframundo

Según el erudito islandés Snorri Sturluson , del siglo XIII , Hel es la hija de Loki y la giganta Angrboda (antiguo nórdico Angrboða, “angustia”), y por lo tanto la hermana del lobo Fenrir y la serpiente del mundo, Jormungand . [2] Esto la hace parte de una familia altamente peligrosa y de mala reputación.

En general, se presenta a Hel como algo avaro, duro y cruel, o al menos indiferente a las preocupaciones de los vivos y los muertos. Sin embargo, su personalidad está poco desarrollada en lo que sobrevive de la literatura nórdica antigua .

Ella es principalmente mencionada solo de paso. Snorri describe su apariencia como medio negra, medio blanca y con una expresión perpetuamente sombría y feroz en su rostro. [3]

El único mito sobreviviente en el que ella tiene un lugar destacado es el de La Muerte de Baldur . El amado dios Baldur fue asesinado por nada menos que el padre de Hel, Loki, y los dioses enviaron un emisario llamado Hermod a Hel con la esperanza de recuperar Baldur. Hermod le suplicó a Hel, diciéndole que todo ser viviente estaba triste por la pérdida de Baldur. Pero Hel no renunciaría a su premio tan fácilmente.

Ella le dijo a Hermod -de una manera burlona, ​​nos podemos imaginar- que solo consentiría en liberar a Baldur si hasta lo último del universo lloraba por él. Hermod y los otros dioses dieron vueltas y obtuvieron casi todo en el cosmos para llorar por Baldur. Solo una giganta, que probablemente era Loki disfrazada, se negó. Pero debido a ese rechazo, los términos de la oferta de Hel no se cumplieron, y Hel mantuvo a Baldur en sus frías garras.

Debido a cuán poco definido es su personaje, muchos académicos ven a Hel más como una personificación literaria tardía de la tumba que como una diosa que en realidad fue adorada o apaciguada por derecho propio. [4] Debido a la falta de pruebas concluyentes de cualquier manera, esto debe seguir siendo una pregunta abierta.

Referencias

[1] Orel, Vladimir. 2003. Un manual de etimología germánica. pag. 156, 168.

[2] Snorri Sturluson. La prosa Edda. Gylfaginning, capítulo 34.

[3] Ibid.

[4] Ver, por ejemplo:

Ellis, Hilda Roderick. 1968. El camino a Hel: un estudio de la concepción de los muertos en la antigua literatura nórdica. pag. 84.

Y:

Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 138.