Óðr (DIOS) el dios oscuro

Óðr (DIOS) el dios oscuro
Rate this post

Odr (pronunciado “O-der”, del antiguo nórdico Óðr , “éxtasis, inspiración, furia, frenesí”, a veces abreviado como Óð o “Od”) es un dios oscuro, que rara vez se menciona. Según el erudito islandés medieval Snorri Sturluson , Odr es el esposo de la diosa Vanir Freya , que es la madre de su hija Hnoss.

Óðr
Óðr vuelve a dejar a la afligida Freyja en Odur verläßt abermals die trauernde Gattin (1882), Carl Emil Doepler ‘The Elder’

 

Snorri también menciona brevemente una historia sobre Odr, en la cual el dios juega un papel completamente pasivo: una vez, Odr se alejó de las otras deidades. Su destino y las razones de su partida nunca se mencionan. Freya buscó en vano por él, y lloró lágrimas de oro en su ausencia. [1]

La existencia de Odr, al menos, es corroborada por dos de los poemas en la Edda poética , [2] [3] y se lo menciona en un poema del siglo XI de Einarr Skulason. [4] Por lo tanto, es imposible para él haber sido simplemente una invención de Snorri; Odr era una característica auténtica, si bien algo tardía, de la mitología pre-cristiana nórdica.

A pesar de lo escasas y crípticas que son estas menciones de Odr en la literatura nórdica antigua, la evidencia apunta inevitablemente hacia una única interpretación de Odr: él era una única contraparte nominalmente distinta de Odín .

Freya, la esposa de Odr, apenas puede distinguirse de la esposa de Odin, Frigg , como muestro en los artículos sobre Frigg y Freya. El nombre Odin (Old Norse Óðinn ) es Óðr con el artículo definido masculino ( -inn) adjunto al final para significar “maestro de óðr ” o “ejemplar de óðr .”

Los nombres de Odin y Odr, por lo tanto, son prácticamente idénticos. Odín fue una vez exiliado por los otros dioses durante un largo período, y la ausencia de Odr seguramente corresponde a esta vez.

Sin embargo, es digno de mención que Snorri no menciona a ningún hijo de Odr además de Hnoss. Odin tiene numerosos hijos, incluidos dioses muy prominentes como Thor y Baldr .

Si Snorri hubiera visto a Odr y Odin como verdaderamente idénticos, sin duda habría mencionado a los hijos de Odín entre los de Odr.

Parece que a finales de la época medieval, y muy posiblemente en la Edad Vikinga anterior, Odin se había dividido en dos dioses, y Freya / Frigg se había dividido en dos diosas. Este cambio debe haber ocurrido relativamente poco antes del siglo XI, dado lo indistinguibles que los personajes de las deidades bifurcadas aún se conocían cuando se escribieron las principales fuentes literarias de los antiguos nórdicos.

Esto, por supuesto, plantea la pregunta de por qué ocurrió este cambio. Si bien no estamos seguros de las razones por las cuales, es altamente significativo que en cada una de las parejas divididas, una deidad pertenecía a la tribu de dioses Aesir , y la otra al Vanir.tribu de dioses.

La división entre los Aesir y los Vanir fue en sí misma única para la mitología nórdica posterior; tal división de las deidades no parece haber ocurrido entre ninguna de las otras ramas de los pueblos germánicos, ni entre los nórdicos en épocas anteriores. Y al igual que con los dos pares de deidades que hemos estado considerando aquí, es difícil señalar cualquier característica concreta que distinga a los Aesir y los Vanir.

Puede haber diferentes tendencias o diferencias de énfasis, pero cualquier formulación que establezca que “los Aesir fueron los dioses de tal o cual” y “los Vanir fueron los dioses de estas otras cosas” es demasiado simplista.

Tal vez, entonces, la división entre Odr y Odin y entre Freya y Frigg ocurrió como parte de la división más grande entre los Vanir y los Aesir. Esta división habría sido aún lo suficientemente joven en el momento de la cristianización como para ser más un cambio de nombre que de fondo, dado lo difícil que era diferenciar los personajes de las deidades en cuestión.

Esa sugerencia, a su vez, plantea la pregunta de por qué los dioses fueron cortados en dos grupos justo antes del siglo XI. Eso, sin embargo, es un tema para otro artículo.

Referencias

[1] Snorri Sturluson. La prosa Edda. Gylfaginning 34, Skáldskaparmál 20, 35.

[2] The Poetic Edda. Völuspá, estrofa 25.

[3] The Poetic Edda. Hyndluljóð, estrofas 46-47.

[4] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 249-250.