YGGDRASIL el arbol sagrado Y EL POZO DE URD

YGGDRASIL el arbol sagrado Y EL POZO DE URD
Rate this post
Yggdrasil
“Yggdrasil” de Oluf Olufsen Bagge (1847)

En el centro del cosmos espiritual nórdico hay un fresno, Yggdrasil (pronunciado “IG-druh-sill”;en la lengua nórdica antigua Askr Yggdrasils ), que crece fuera del Pozo de Urd (Old Norse Urðarbrunnr ).

Los Nueve Mundos se llevan a cabo en las ramas y raíces del árbol. El nombre Askr Yggdrasilsprobablemente golpea a la mayoría de las personas modernas por ser torpemente complejo. Significa “el fresno del caballo de Yggr “. [1] 

Yggr significa “El Terrible” y es un nombre de Odin . El caballo de Odin es Sleipnir. Esto puede parecer un nombre desconcertante para un árbol, pero tiene sentido cuando se considera que el árbol como medio de transporte entre mundos es un tema común en el chamanismo euroasiático . [2]

Odin monta Sleipnir arriba y abajo del tronco de Yggdrasil y a través de sus ramas en sus frecuentes viajes por los Nueve Mundos. “Urd” (pronunciado “URD”; Old Norse Urðr , Old English Wyrd ) significa ” destino “. Por lo tanto, el Pozo de Urd podría llamarse el Pozo del Destino.

Uno de los poemas en Poetic Edda , Völuspá o “The Insight of the Seeress”, describe la escena así:

Allí está una ceniza llamada Yggdrasil,
Un poderoso árbol bañado en granizo blanco.
De ahí vienen los rocíos que caen en los valles.
Se encuentra de hoja perenne sobre el pozo de Urd.De allí vienen doncellas, muy sabias,
tres del lago que se encuentra debajo del polo.
Uno se llama Urd, otro Verdandi,
Skuld el tercero; ellos tallan en el árbol
Las vidas y los destinos de los niños. [3]

Estas tres doncellas son las Nornas , y sus tallas consisten en runas , el alfabeto mágico de los antiguos pueblos germánicos.

Además de los habitantes de los Nueve Mundos, varios seres viven en, sobre o debajo del mismo árbol. El poema Eddic Grímnismál , “La canción del encapuchado”, menciona a muchos de ellos, pero, desafortunadamente, solo de pasada. Un águila anónima se posa en las ramas superiores del árbol.

Varios dragones o serpientes, especialmente Nidhogg , roen las raíces desde abajo. Una ardilla, Ratatosk, transporta mensajes (supuestamente maliciosos) entre Nidhogg y el águila. Cuatro ciervos, Dain, Dvalin, Duneyr y Dyrathror, mordisquean los brotes más altos. [4]

Un modelo del tiempo y el destino

Es importante tener en cuenta que la imagen de Yggdrasil y el Pozo de Urd es un mito, y por lo tanto retrata el significado percibido o la esencia de algo en lugar de simplemente describir las características físicas de la cosa. No se creía que Yggdrasil y el Pozo de Urd existieran en un solo lugar físico, sino que habitaban en el corazón invisible de cualquier cosa.

Fundamentalmente, esta imagen expresa la perspectiva germánica indígena sobre los conceptos de tiempo y destino.

Como señala Paul Bauschatz en su estudio histórico El pozo y el árbol: mundo y tiempo en la cultura germánica primitiva, Yggdrasil y el Pozo de Urd corresponden a los dos tiempos verbales de las lenguas germánicas.

Incluso el inglés moderno, un idioma germánico, todavía tiene solo dos tiempos: 1) el tiempo pasado, que incluye eventos que ya terminaron (“Llovió”) así como aquellos que comenzaron en el pasado y todavía están sucediendo (“Tiene estado lloviendo “), y 2) el tiempo presente, que describe los eventos que están sucediendo actualmente (” Está lloviendo “).

A diferencia de las lenguas romances como el español o el francés, por ejemplo, las lenguas germánicas no tienen verdadero tiempo futuro. En cambio, usan ciertos verbos en tiempo presente para expresar algo similar a futurity, como “will” o “shall” (“Iré a la fiesta” o “Lloverá”). Sin embargo, en lugar de “futuridad”, lo que estos verbos expresan podría llamarse con mayor precisión “intención” o “necesidad”.

El Pozo de Urd corresponde al tiempo pasado. Es el depósito de acciones completadas o en curso que nutren al árbol e influyen en su crecimiento. Yggdrasil, a su vez, corresponde al tiempo presente, lo que se está actualizando aquí y ahora.

¿Qué hay de intención y necesidad, entonces? Esta es el agua que impregna la imagen, que fluye desde el pozo al árbol, gotea de las hojas del árbol como rocío y regresa al pozo, donde luego vuelve a filtrarse en el árbol. [5]

Aquí, el tiempo es cíclico en lugar de lineal. El presente regresa al pasado, donde retroactivamente cambia el pasado. El nuevo pasado, a su vez, se reabsorbe en un nuevo presente, cuya originalidad es una consecuencia del dar y recibir entre las aguas del pozo y las aguas del árbol.

Esto proporciona un marco dentro del cual podemos entender la visión germánica del destino . Los residentes del Pozo de Urd, las Nornas, diseñan la forma más antigua de los destinos de todos los seres que viven en los Nueve Mundos de Yggdrasil, desde humanos hasta babosas, dioses y gigantes.

En contraste con el concepto griego del destino, sin embargo, todos los seres que están sujetos al destino tienen algún grado de agencia en la configuración de su propio destino y los destinos de los demás: este es el rocío que cae al pozo desde las ramas del árbol , en consecuencia, remodelando el pasado y su influencia sobre el presente.

Todos los seres hacen esto pasivamente; aquellos que practican magiahazlo activamente (De hecho, uno podría decir con precisión que, en los relatos que sobreviven de la práctica de la magia en las sociedades germánicas antiguas, se considera que la magia es precisamente el proceso de obtener un mayor grado de control sobre el destino).

No hay absolutamente libre albedrío, así como no hay un destino absolutamente inalterable; en cambio, la vida se vive en algún lugar entre estos dos extremos. Una discusión más completa de la antigua visión germánica del destino se puede encontrar aquí .

La creación como un proceso continuo

Cuando consideramos juntos los elementos del tiempo y el destino, llegamos a un modelo fascinante y fascinante del proceso de la creación misma. Mientras que la mitología nórdica contiene un cuento que puede considerarse una narración de creación , ese cuento solo habla de la inicialconformación del cosmos.

En la imagen de Yggdrasil y el Pozo de Urd, encontramos una continuación de este cuento. La creación es un proceso continuo en el que participa todo, desde una diosa hasta una mota de tierra. En el conocido modelo cristiano de la creación, un ser (Dios) creó el mundo por sí mismo en un solo acto que ocurrió en un momento específico del pasado.

Como resultado, todos los seres no son más que su “Creación”, definida y determinada por su voluntad omnipotente. Por el contrario, el modelo germánico afirma implícitamente que todos somos creadores creados, llevando adelante la reinvención incesante del mundo de sí misma.

Como escribió el famoso naturalista y conservacionista John Muir, “solía envidiar al padre de nuestra raza, viviendo como lo hacía en contacto con los campos y las plantas del Edén recién hechos; pero ya no lo hago porque descubrí que también vivo en el amanecer de la creación ” [6].

Referencias

[1] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 375.

[2] Eliade, Mircea. 1964. Chamanismo: técnicas arcaicas de éxtasis. Traducido por Willard Trask. pag. 37.

[3] Mi propia traducción Los versos originales nórdicos antiguos son:

[4] The Poetic Edda. Grímnismál, estrofas 32-34.

[5] Bauschatz, Paul C. 1982. El pozo y el árbol: mundo y tiempo en la cultura germánica temprana.

[6] Muir, John. 1938. John of the Mountains: The Inédito Journals of John Muir. pag. 72.