Inicio COSMOLOGÍA nordica LOS NUEVE MUNDOS HEL EL INFRAMUNDO y mundo de los muertos

HEL EL INFRAMUNDO y mundo de los muertos

HEL EL INFRAMUNDO y mundo de los muertos
Rate this post

Hel ( Old Norse Hel , “Hidden;” [1] pronunciado como la palabra inglesa “Hell”) es el nombre más general para el inframundo donde habitan muchos de los muertos. Está presidido por una temible diosa cuyo nombre también es Hel . Ocasionalmente, también se lo conoce como “Helheim”, “El Reino de Hel”, aunque esto es mucho más común en la literatura secundaria que en las fuentes primarias de los antiguos nórdicos.

Helheim mitologia
Helheim mitologia

Al igual que las tumbas físicas, se pensaba que Hel se encontraba bajo tierra. Algunas fuentes también lo colocan en el norte, la dirección es fría y oscura como la tumba. [2] A veces se dice que un perro guarda su entrada, al igual que Cerbero en la mitología griega. [3]

¿Qué clase de lugar era Hel?

Los nombres de Hel y Hell, el reino cristiano del sufrimiento eterno gobernado por Satanás, provienen de la misma raíz en el lenguaje proto-germánico, que es un antepasado tanto del antiguo nórdico como, a través del inglés antiguo, del inglés moderno.

Esa raíz común ha sido reconstruida por los estudiosos modernos como * haljo , “lugar oculto”, y las palabras derivadas de * haljo parecen haber sido usadas para denotar el inframundo en prácticamente todas las lenguas germánicas.

Los hablantes modernos de inglés llamamos al concepto cristiano de una tierra de condenación “Infierno” porque el concepto se llamaba hel o helle en inglés antiguo. [4]

Presumiblemente, hel / helle originalmente se refería al mismo tipo de inframundo pagano germánico que el Norse Hel, y los misioneros cristianos a los anglosajones usaban la palabra más cercana que podían encontrar en el inglés antiguo para referirse al reino de Satanás.

Pero aparte del hecho de que Hel y Hell son ambos reinos ubicados debajo del suelo, los dos conceptos no tienen nada en común.

Mientras que las fuentes nórdicas antiguas están lejos de ser claras sobre cómo uno terminó en uno de los reinos nórdicos en lugar de otro ( había varios ), lo que está claro es que donde uno va después de la muerte no es ningún tipo de recompensa por moral comportamiento o creencia piadosa, o castigo por comportamiento inmoral o creencia impía. (Consulte el artículo sobre La muerte y la vida futura para obtener más información sobre este punto).

Además, aunque el inframundo no se describe a menudo en las fuentes, cuando lo es, generalmente se expresa en términos neutros o incluso positivos. Como un lugar donde los muertos viven de alguna manera, a veces se lo representa como una tierra de vida sorprendentemente abundante al otro lado de la muerte. [5]

Los muertos en Hel pasan su tiempo haciendo el mismo tipo de cosas que los hombres y mujeres de la Era Vikinga: comer, beber, pelear, dormir, etc. No era un lugar de bienaventuranza o tormento eterno, sino simplemente una continuación de la vida en otro lugar.

De todas las fuentes nórdicas antiguas, solo una describe a Hel como un lugar completamente desagradable: la Prosa Edda del erudito islandés Snorri Sturluson, del siglo XIII . Snorri escribió muchas generaciones después de que el paganismo nórdico cediera el paso al cristianismo y dejara de ser una tradición viva, y tenía la costumbre de extender la evidencia disponible para presentar a sus antepasados ​​precristianos como si hubiera anticipado aspectos del cristianismo. [6]

Su descripción francamente cómica de Hel es un excelente ejemplo de esta tendencia suya. Para Snorri, el plato de la diosa Hel se llama Hambre ( Hungr ), sus sirvientes Slow ( Ganglati ) y Lazy ( Ganglöt)), el umbral de su puerta Tropezar el bloque ( Fallandaforað ), su cama Enfermedad ( Kör ), y sus cortinas Desgracia triste ( Blíkjandabölr ). [7] Pocos estudiosos aceptan tales descripciones como productos auténticos de la Era Vikinga. [8]

Similarmente risible es la afirmación de Snorri de que aquellos que mueren en la batalla van a Valhalla , la sala sublime del dios Odin , mientras que aquellos que mueren de enfermedad o vejez van a Hel.

El mismo Snorri contradice descaradamente su distinción entre Valhalla y Hel en su versión de la historia de la muerte de Baldur , el hijo de Odín, quien es asesinado violentamente y, sin embargo, es llevado a Hel. [9]Ninguna otra fuente hace esta distinción, y varios ofrecen más ejemplos de lo contrario.

El camino a Hel

Las fuentes nórdicas antiguas describen en un detalle poco característico el curso que uno tiene que recorrer para llegar a Hel.

Incluso tiene un nombre que aparece repetidamente en la literatura nórdica antigua: Helvegr , “The Road / Way to Hel.” [10] Dado cuán cerca los relatos de este curso corresponden a las narraciones de los viajes chamánicostradicionales de otros pueblos circumpolares, [ 11] parecen contar, y posiblemente proporcionar plantillas, los viajes de los chamanes nórdicos.

A lo largo de las fuentes nórdicas antiguas, encontramos casos de tales viajes a Hel emprendidos por dioses o humanos para recuperar un espíritu muerto u obtener conocimiento de los muertos.

Un viaje del héroe Hadding de la Gesta Danorum ( Historia de los daneses ) por el historiador danés medieval Saxo Grammaticus es típico. Aquí está el resumen acertado de EOG Turville-Petre del erudito de Viejo Norse:

Mientras vivía con Ragnhild, Hadding tuvo otra experiencia misteriosa. Una mujer apareció con algunas hierbas. Deseando saber dónde crecían tales hierbas en invierno, Hadding fue con esta mujer debajo de la tierra. Pasaron a través de brumas, y luego a través de regiones soleadas y fértiles, donde las hierbas habían crecido. Luego llegaron a un torrente furioso, que fluía con armas. Cruzando por un puente, se encontraron con ejércitos de guerreros caídos, enzarzados en una batalla eterna. Mientras avanzaban, una pared se interponía en su camino; no podían ir más allá, pero la mujer le arrancó la cabeza de un gallo, que casualmente tenía con ella, y la arrojó sobre la pared. Inmediatamente, el gallo cobró vida y cantó. [12]

El pollo arrojado sobre la pared del inframundo (diversamente llamado Helgrindr , “La cerca de Hel”, Nágrindr , “Cerca del cadáver”, o Valgrindr , “La cerca de los caídos” [13] ) es especialmente intrigante. Todavía no he visto una explicación convincente sobre su significado, pero parece corresponder a una costumbre funeraria nórdica.

El viajero árabe Ibn Fadlan registró una escena en la que vio morir a un jefe nórdico y una mujer a punto de ser asesinada para acompañarlo, y ella le cortó la cabeza a una gallina y la arrojó al barco donde su cadáver pronto la seguiría. [14]

Otra cuenta típica es el viaje de Hermod a Hel para tratar de recuperar a Baldur , que había sido asesinado por Loki . Si bien el relato proviene exclusivamente de Snorri, coincide con las otras piezas de este género de narraciones del viaje al inframundo lo suficientemente de cerca, tanto en su forma general como en pequeños detalles, que podemos estar seguros de que Snorri confió en una fuente anterior o fuentes ahora perdidas. para nosotros. La parte relevante de la historia es así:

El dios Hermod partió de Asgard , la fortaleza celestial de los dioses, en Sleipnir , el caballo de Odín . Descendió por el tronco de Yggdrasil , el gran árbol que forma el eje central del cosmos. Durante nueve noches, cabalgó a través de profundos valles, tan negro que no podía ver el camino.

Finalmente, llegó a un río, Gjöll (“Ruido fuerte” [15] ), que fue atravesado por un puente llamado Gjallarbrú (“Puente sobre Gjöll” [16] ). En el puente se encontraba una giganta, Móðguðr (“Furious Battle” [17]) El guardián del puente quería saber por qué Hermod quería cruzar, ya que podía ver por su apariencia que aún no había muerto.

Su respuesta, que iba a cuidar a Baldur, evidentemente fue satisfactoria para la giganta, que lo dejó cruzar, diciéndole que Hel se tendía hacia abajo y hacia el norte ( niðr ok norðr ) desde el puente. Cuando Hermod llegó a la valla alrededor de Hel, saltó sobre ella en lugar de atravesar la puerta. Luego se dirigió hacia el salón de Hel (la diosa), donde encontró a Baldur sentado en el asiento de honor. [18]

Los elementos comunes en los relatos de Snorri y Saxo parecen ser los siguientes: Hel se ubicó bajo tierra, hacia abajo y hacia el norte, el reino del frío y la falta de vida en general.

Se llegó descendiendo desde un punto más alto con la ayuda de un guía: una mujer no identificada (muerta) en el caso de Hadding, y Sleipnir en la Prosa Edda y el poema Baldrs Draumar ( Los sueños de Baldur ) en la Edda poética .

Después de viajar a través de la oscuridad y la niebla, el viajero llegaría a un río, tal vez un río torrencial de agua, pero más comúnmente un río de armas de trueno. [19]Había un puente sobre el río que uno tenía que cruzar. Después de un tiempo, uno finalmente llegaría a la pared que rodea a Hel.

Los muertos presumiblemente entraron por la puerta principal, pero los seres vivos que, por cualquier motivo, emprendieron el viaje a Hel, parecen haber pensado que era imposible o imprudente entrar por la puerta. Entonces, o encontraron formas más astutas de cruzar hacia Hel o volvieron.

Referencias

[1] Orel, Vladimir. 2003. Un manual de etimología germánica. pag. 156, 168.

[2] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 137.

[3] The Poetic Edda. Baldrs Draumar, estrofas 3-4.

[4] “Infierno” en el Diccionario de Etimología en línea. http://www.etymonline.com/index.php?term=hell&allowed_in_frame=0

[5] Ellis, Hilda Roderick. 1968. El camino a Hel: un estudio de la concepción de los muertos en la antigua literatura nórdica. pag. 85-86.

[6] Abram, Christopher. 2011. Mitos del norte pagano: los dioses de los hombres del norte. pag. 208-213.

[7] Snorri Sturluson. La prosa Edda. Gylfaginning, capítulo 34.

[8] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 137.

[9] Ellis, Hilda Roderick. 1968. El camino a Hel: un estudio de la concepción de los muertos en la antigua literatura nórdica. pag. 84.

[10] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 139.

[11] Price, Neil S. 2002. The Viking Way: Religion and War in Late Iron Age Escandinavia.

[12] Turville-Petre, EOG 1964. Mito y religión del norte: La religión de la antigua Escandinavia. pag. 214-215.

[13] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 137.

[14] Turville-Petre, EOG 1964. Mito y religión del norte: La religión de la antigua Escandinavia. pag. 215.

[15] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 137.

[16] Ibid.

[17] Ibid. pag. 220.

[18] Snorri Sturluson. La prosa Edda. Gylfaginning 48.

[19] Digo “más comúnmente” porque el motivo del río de las armas también se encuentra en el Völuspá, estrofa 36, ​​Grímnismál, estrofa 27 y Gylfaginning, capítulo 38.