LOS NUEVE MUNDOS

LOS NUEVE MUNDOS
Rate this post

Los Nueve Mundos ( Antiguo Nórdico Níu Heimar ) son las patrias de los diversos tipos de seres que se encuentran en la cosmovisión precristiana de los nórdicos y otros pueblos germánicos. Están retenidos en las ramas y raíces del árbol del mundo Yggdrasil .

Los Nueve Mundos como grupo se mencionan en un poema en la Edda poética . [1] Sin embargo, ninguna fuente da una lista de exactamente qué mundos componen los nueve. Sin embargo, basándonos en los tipos de seres encontrados en la mitología nórdica y la referencia a su patria en diversas fuentes literarias, podemos compilar la siguiente reconstrucción tentativa:

¿Cuales son Los nueve mundos en la mitología nórdica?

Con la excepción de Midgard, estos son todos mundos primordialmente invisibles, aunque a veces pueden manifestarse en aspectos particulares del mundo visible. Por ejemplo, Jotunheim se superpone con el desierto físico, Hel con la tumba (el literal “inframundo” debajo del suelo) y Asgard con el cielo.

Si bien no sabemos cuál fue exactamente el significado espiritual o mágico del número 9, está claro que este número tuvo tal importancia para los pueblos germánicos precristianos. El filólogo Rudolf Simek ofrece el siguiente resumen:

… [N] ine es el número mítico de las tribus germánicas. La documentación sobre la importancia del número nueve se encuentra tanto en el mito como en el culto. En el auto sacrificio de Odin estuvo colgado durante nueve noches en el árbol ventoso ( Hávamál ), hay nueve mundos para Niflhel ( Vafþrúðnismál 43), Heimdallr nació de nueve madres ( Hyndluljóð 35), Freyr tuvo que esperar nueve noches para su matrimonio a Gerd ( Skírnismál 41), y ocho noches (= ¿nueve días?) fue el tiempo de los esponsales dados también en el Þrymskviða . Los adornos literarios en Eddas utilizan de manera similar el número nueve: Skaði y Njörðrvivió alternativamente durante nueve días en Nóatún y en Þrymheimr; cada novena noche, ocho anillos igualmente pesados ​​gotean del anillo Draupnir; Menglöð tiene nueve doncellas para servirle ( Fjólsvinnsmál 35ff .), Y Ægir tuvo tantas hijas. Thor puede dar nueve pasos en el Ragnarök después de su batalla con la serpiente Midgard antes de que caiga muerto. Las fiestas de sacrificios que duran nueve días se mencionan tanto para Uppsala como para Lejre y en estas supuestamente se sacrificaron nueve víctimas cada día.

Él especula que la importancia de este número podría derivarse de los 27 días del calendario lunar que es un múltiplo de nueve. [2]

Referencias

[1] The Poetic Edda. Völuspá, estrofa 2.

[2] Simek, Rudolf. 1993. Diccionario de Mitología del Norte. Traducido por Angela Hall. pag. 232-233.